Seleccionar página

Paulo Coelho de Souza, Brasil, 1947. Es el “escritor” más vendido de toda Latinoamérica. Con más de 150 millones de copias ha sido traducido a 53 idiomas, además de tener 13 millones de seguidores en Facebook y casi 9 en Twitter. Ha ganado cualquier cantidad de premios y reconocimientos. Rico y exitoso, sus seguidores son legión; sin embargo, su literatura tiene cierto tufo putrefacto: sus libros apestan a autoayuda motivacional. En este vídeo te explico el porqué leer a Coehlo es perder tiempo y dinero, y ambas cosas no pueden malgastarse jamás.

No inflen más a Coehlo… por favor

Todas sus novelas (a excepción del bodrio que le publicaron en Corea del Sur donde se recogen sus Tweets) tienen una estructura simple y previsible. Tal como describe Valdímir Propp en su Morfología del cuento, 1.- El héroe decide partir; 2.- El héroe recibe un objeto mágico; 3.- El héroe realiza una difícil misión; 4.- El héroe derrota al antagonista; 5.- El héroe triunfa y es reconocido. O sea, que todas son el mismo perro pero con diferente collar.

Porque hay mucho que leer en esta vida y la lectura de Coehlo sólo te resta tiempo

 Ahí están otros escritores en idioma portugués trascendentales que ponen muy en alto su cultura: El poeta Fernando Pessoa (El Libro del Desasosiego) El aventurero Luís de Camões (Los Luisiadas) El premio Nobel, José Saramago (El ensayo sobre la Ceguera) La inquietante Clarice Lispector (Aprendizaje o El Libro de los Placeres) El imprescindible Jorge Amado (Mar Muerto)