Seleccionar página

En el 2013, sale un libro póstumo de Cabrera Infante. Se titula Mapa dibujado por un espía. El sentimiento de soledad, de amargura e indefensión llena sus páginas. Cuenta los cuatro meses y medio que pasó en La Habana, luego de regresar de Bruselas. Lo que cuenta en sus páginas es desgarrante.

Al fin se marcha a España y allí publica Tres Tristes Tigres. Esta bestia literaria se caracteriza por el lenguaje cubano, el choteo que nos caracteriza siempre. En ella se plasma la vida nocturna de tres jóvenes en La Habana del 58. En Cuba, la obra fue tildada de contrarrevolucionaria, gusana y mercenaria, las palabras favoritas en ese entonces. A Cabrera, le dan bajanda de la UNEAC y lo califican de traidor. Ahí mismo Cabrera Infante rompe con la Revolución y con Fidel para siempre.

Cabrera Infante no fue feliz

Cabrera Infante fue multipremiado. Su mayor logro es el trozo de Cervantes que le otorgan en el 97. Pero con todos esos premios, C I no fue feliz. Terminó enfermo, en constante depresión, paranoia, principio de esquizofrenia le diagnosticó el doctor. Agonía…mucha agonía.  La Revolución, esa Revolución de los humildes y para los humildes también le pasó la cuenta a este hombre. Un hombre que amaba profundamente a Cuba, y en especial La Habana con sus noches. Se llevó con él a su país y le fue fiel en todo lo que escribió. En este vídeo quiero tocar su obra.

 

Me ha impresionado mucho este libro- Mapa dibujado por un espía-  no sólo por el gran afecto que sentí siempre por Cabrera Infante desde que cayó en mis manos su edición de Seix Barral de TTT, sino por lo que me ha revelado sobre él, sobre La Habana y sobre esa época terrible de la Revolución Cubana

Lo mejor es el lenguaje directo, de crónica periodística, sin muela, sin fanfarria metatrancosa, cero tabacón metafórico, cero belleza literaria. Esto no es literatura.

No lo es. Es un testimonio descarnado y atroz, sobre lo que significa también una Revolución. Cuando pasa el éxtasis, Saturno teme que le quiten la corona y se jama a sus hijos. Así pasó: la revolución le pasó la cuenta a los mejores.

Y Cabrera Infante fue uno de ellos. Así que si van a leer sobre la Revolución en Cuba, no solo lean los libros de textos encartonados que nos dosifican desde primaria hasta el pre. Lean también del otro lado del espejo, donde está este volumen de Guillermo Cabrera Infante.