Entrevista hecha al asesor especial de Obama y publicada originalmente en El País

Hay un ambiente triste de despedida en una Casa Blanca que empieza a vaciarse para dejar paso al equipo del nuevo presidente, el republicano Donald Trump. Pero Barack Obama no ha querido decir adiós sin dar un último paso en una de sus políticas estrella, la normalización de relaciones con Cuba. A una semana de entregar la presidencia, el demócrata puso fin a la política de “pies secos, pies mojados” que daba un trato preferencial a los migrantes de la isla. Una decisión sorpresiva pero que según dijo su asesor para América Latina, Mark Feierstein, en entrevista con EL PAÍS y la cadena NTN24, era necesaria y oportuna.

Pregunta: ¿Por qué un paso como este cuando solo queda una semana de presidencia?

Respuesta: Este anuncio continúa el proceso de normalización con Cuba que comenzamos hace dos años. Lo hicimos ahora porque hemos visto en estos dos años un incremento en la migración de Cuba. Y también hemos hablado con países de la región que nos han pedido que hagamos este cambio. Era el momento apropiado para tratar de igualar el trato entre los cubanos y los migrantes de otros países

P. ¿Aceleraron la decisión por la amenaza de Trump de revisar la política hacia Cuba

R. Hemos hablado con el equipo de Trump sobre los cambios que anunciamos, también hemos hablado de la política [hacia Cuba] en general y tenemos la confianza de que cuando lleguen acá van a ver que las acciones que tomamos tienen sentido, que ya era tiempo de cambiar una política que había fracasado por 50 años y que en lugar de aislar a Cuba aislaba a nuestro país.

P. Los críticos afirman que La Habana solo ha respondido con más represión a las “concesiones” de Washington.

R. La idea de esta política es dar más recursos al pueblo cubano, más información, para que mejore su vida.Obviamente, hay diferencias entre los dos países, comenzando por el tema de los derechos humanos, pero creemos que la política que estamos siguiendo ahora es una forma mejor para mejorar esa situación en Cuba.

P. Poco antes de las elecciones, el presidente Obama calificó de “irreversibles” los cambios hacia Cuba. ¿Con Trump en la Casa Blanca, serán realmente irreversibles?

R. Es irreversible en el sentido de que el equipo que viene se va a dar cuenta de que es importante tener una embajada en La Habana. Es irreversible porque hay muchos americanos que tienen ya interés en viajar y tener interacciones con el pueblo cubano, porque la Cámara de Comercio y muchos negocios en EE UU ya tienen relaciones con Cuba, están haciendo negocios allá. Y también en el Congreso la actitud hacia Cuba y el punto de vista de la política estadounidense hacia Cuba ha cambiado muchísimo. Vemos también que hay mucho apoyo entre los cubanoamericanos hacia esta nueva política. Así que creo que sería muy difícil, y no tendría sentido revertir lo que hemos hecho.

P. Lo que no ha sucedido es el levantamiento del embargo. ¿Será posible con un Gobierno y un Congreso republicanos?

R. Poco a poco estamos viendo que hay más apoyo para levantar el embargo. Creemos que si mañana hay un voto en el Congreso, la mayoría va a votar para levantarlo. Es cuestión de tener ese voto. Todo el mundo tiene relaciones con Cuba y no tiene sentido que con un país que está a 90 millas de nosotros, nuestra política deje fuera a nuestros negocios.

P. El principal aliado de Cuba es Venezuela. ¿Cómo va a afectar el acercamiento con la isla?

R. Nos preocupa mucho la situación en Venezuela. Están viviendo una tragedia económica, social y política, el Gobierno ha tomado medidas contra la oposición, no está respetando los derechos humanos, no está respetando la democracia, ni el papel de la Asamblea Nacional [Parlamento], hay presos políticos… Creo que lo que necesita es un diálogo serio y un Gobierno que esté preparado para tomar medidas económicas y políticas que respeten los deseos del pueblo venezolano. Hay otros países de la región que están preocupados con lo que está pasando en Venezuela, temen que una crisis social pueda tener un impacto regional. Esperamos que el Gobierno tome medidas para resolver una situación realmente desastrosa.

 

Comenta en Facebook
Artículo anteriorCarta a Máximo Gómez
Artículo siguiente¿Cómo convertir una democracia en dictadura? ¡Mírelo aquí!
El sentido de este espacio es marcar la diferencia, pero ante todo, respetarlas. Queremos que en estos tiempos convulsos y agrios, la palabra fructifique y se expanda. Alguien muy sabio dijo una vez que aquellos que tienen el privilegio de saber tienen la obligación de actuar. Es lo que hoy le pedimos a todo aquel que desee colaborar con Lluvia de Mayo: que si saben y pueden, actúen desde su palabra, su testimonio, su saber. Al fin y al cabo “mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo pequeñas cosas, pueden cambiar el mundo”. Bienvenidos todos a Lluvia De Mayo. Siéntanse libres de escribir, opinar, disentir y debatir sin miedo a la censura. Siempre que prime el respeto, la cultura del debate y la paciencia, pueden hacer de este sitio su hogar.

Deja un comentario