Publicado originalmente en el sitio aCernuda.com

Si este libro se publicara fuera de Cuba, su título sin dudas confundiría al lector con una trama de espías a lo Misión Imposible; y lo es, solo que no de la época actual ni tampoco el fruto de la imaginación. Por increíble que parezca, esta aventura sin límites y real, va nada más que por su segunda edición y a más de cincuenta años entre una y otra. No solo es un texto importante sobre la génesis de la guerra liberadora, sino que también y como ya dije, es una aventura real y placentera.

El libro está escrito por Gerardo Castellanos García, el hijo del protagonista. Este autor, bastante desconocido también, nació el 21 de octubre de 1879, en Cayo Hueso, fue un prolífico historiador. Publicó un aproximado de cincuenta títulos, casi todos por su propia cuenta. Falleció el 21 de agosto de 1956 en Guanabacoa, Ciudad de la Habana. Sobre Martí, además del libro en cuestión, escribió Martí, conspirador y revolucionario.

Misión a Cuba es, por supuesto, un libro marcado por la relación padre hijo y el autor no se ocupa en disimularlo.

Cuenta el hijo la historia del viaje hecho por Gerardo Castellanos Lleonart, comisionado por Martí, a lo largo de la isla de Cuba. Su tarea no era sencilla, pues recorrer la entonces colonia española y entrevistarse con los más populares miembros de la anterior gesta independentista no era una tarea fácil –la actualidad prueba que no lo es- El comisionado a Cuba debía poseer varias cualidades, iban estas desde una rectitud moral, la capacidad para el trato afable, debía pertenecer al Cuerpo de Consejo del PRC y su familia tendría que ser capaz de mantenerse por sí misma y con decoro. Y la misión fue cumplida, según nos relata el libro. Gerardo se entrevistó, entre otros, con: Juan Gualberto Gómez, Salvador Cisneros Betancourt, Los hermanos Sanguily, Marcos García, Enrique José Varona y Fermín Valdés Domínguez, quien a la sazón se desempeñaba como médico en Baracoa. El comisionado debía memorizar, tanto la manera del trato a cada uno de sus entrevistados, como el resultado de tales entrevistas. Esto es, podría decirse, una descripción estadística de la obra, pero en ella hay más.

Acababa Martí de pronunciar su discurso por el 10 de octubre de 1891. Su esposa lo había abandonado, llevándose al único hijo. Es el momento en que renuncia a la presidencia de la Sociedad Literaria Hispanoamericana y centra todo su esfuerzo en la independencia de Cuba. Fue un tanto providencial que por esa época lo invitara el Club “Ignacio Agramonte”, en Tampa, para hablar en torno a la aciaga fecha del 27 de noviembre, aniversario del fusilamiento de aquellos estudiantes de medicina. Allí traban conocimiento Gerardo Castellanos (padre) y José Martí, pero Misión a Cuba arranca desde mucho antes. Además de la interesante triada de odiseas de Gerardo Castellanos Lleonart, por toda Cuba, nos cuenta la historia de la Florida y en particular Cayo Hueso, Y algo de los hechos acaecidos a Narciso López.

En Misión a Cuba se verá también

La historia del duelo de Castañón (coronel del Ejército de Voluntarios al servicio de España) quien luego de ofender a las mujeres cubanas fue muerto por un panadero.

Cayo Hueso (Key West es una corrupción del español) cambión 13 veces de dueño antes de llegar a su estatus actual.

Nos enteraremos de que las sui géneris condiciones del cayo y su profundo ardor patriótico impidieron por mucho tiempo las contradicciones capitalistas. Las huelgas se disolvían tan pronto como empezaban porque dueños y trabajadores la sabían perjudiciales al Partido Revolucionario Cubano

Sabremos al final que un hombre, Martín Herrera, pidiendo limosna de puerta en puerta, reconstruyó el colegio de San Carlos.

Se habla de la propuesta hecha y rechazada por el general Lee, paladín de la guerra de secesión, para invadir Cuba.

De cómo Limbano Sánchez, el que siempre estuvo en guerra, movilizó todo el ejército de la isla cuando desembarcó con doce hombres, y luego de perderlos uno a uno, terminó envenenado por su compadre.

Se hace un amplio recuento de la conspiración de Maceo en 1890, uno de los momentos más turbios de la historia de Cuba, y se da una versión de la muerte del general Salamanca.

Se enuncia parte de la vida del bandolero Manuel García (el rey de los campos de Cuba) y el famoso secuestro de Antonio Fernández de Castro.

Ya no se cuenta esto, pero como en otros casos, Gerardo Castellanos Lleonart, en cuanto a su futuro,  no fue la excepción de la fortuna: vegetó como funcionario y hasta una vez fue cesanteado. 

 

Comenta en Facebook
Artículo anteriorMartí y su presencia en Cuba
Artículo siguienteMi Principito de Saint Exúpery, mi Quinto Beatle
Alejandro Cernuda (Arriete, provincia de Cienfuegos, 1972) es un escritor cubano. Egresado del IX Curso de Técnicas Narrativas del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Con la novela Enamorarse de Ana (Editorial Capiro 2009) ganó el Premio Fundación de la Ciudad de Santa Clara, 2008. Después alcanzó los premios La Llave en 2008 y 2009; y el Premio Oriente 2010 con el libro de cuentos Problemas del arte figurativo. En el año 2011 le fue conferida 'La Roseta de la Ciudad' máxima distinción que otorga la Dirección Provincial de Cultura de Cienfuegos. Obtuvo la beca de creación de la UNEAC en 2012.

Deja un comentario