Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma… ¡Yo no sé!

Son pocos; pero son… Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros Atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.

Y el hombre… Pobre… ¡pobre! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!

César Vallejo

Comenta en Facebook
Artículo anteriorHistoria cultural de Cuba Capítulo I
Artículo siguienteA Martí lo conocí una noche entre caldos y tazas
El sentido de este espacio es marcar la diferencia, pero ante todo, respetarlas. Queremos que en estos tiempos convulsos y agrios, la palabra fructifique y se expanda. Alguien muy sabio dijo una vez que aquellos que tienen el privilegio de saber tienen la obligación de actuar. Es lo que hoy le pedimos a todo aquel que desee colaborar con Lluvia de Mayo: que si saben y pueden, actúen desde su palabra, su testimonio, su saber. Al fin y al cabo “mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo pequeñas cosas, pueden cambiar el mundo”. Bienvenidos todos a Lluvia De Mayo. Siéntanse libres de escribir, opinar, disentir y debatir sin miedo a la censura. Siempre que prime el respeto, la cultura del debate y la paciencia, pueden hacer de este sitio su hogar.

Deja un comentario