(Respuesta a “los jóvenes revolucionarios” de la UCLV)

Por estos días la injusticia cometida contra Karla, ha revolucionado redes y credos. La Universidad, profesores, decana de la Facultad de Periodismo, el rector Castro Alegría, estudiantes cibernautas, “sapingonautas” y ciber-inquisidores, han jugado el tristemente célebre papel de verdugos inquisitoriales en todo este teatro. En la mañana del pasado miércoles el sitio web de esta casa ¿de altos estudios?, ha sacado una nueva “declaración” atacando determinadas frases empleadas por Karla en distintos artículos que han sido publicados en el blog de Somos+.

“La universidad y el estudiantado tienen suficientes argumentos para adoptar una posición revolucionaria”. Se les fue la musa, compañeros. Creo que desobedecen a su comandante en jefe, el señor Fidel Castro, porque él mismo dijo que Revolución “es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos (…) es no mentir jamás ni violar principios éticos…”.

No han respetado ni una sola palabra de su “tan preciado” concepto de Revolución. Expulsan a una alumna porque no se aviene a su ideología, no por fraude ni por problemas académicos. ¿Eso no es –acaso- violar principios éticos?

Toman frases de sus artículos para ponerlas en la palestra pública y desvirtuar a quien las escribe. Después de todo, Karlita debería darles las gracias por publicar una compilación con la esencia de sus ideas en el sitio web que leen TODOS LOS UNIVERSITARIOS. ¿No creen que se han arriesgado mucho? Corren el peligro de que estos criterios “subversivos”, se metan en las cabecitas –pensantes o no, que de todo hay en la Villa del Señor- y prendan llamas o incendios inapagables. Las consecuencias ustedes saben que podrían ser irreversibles, ¿verdad?

“El periódico es una espada y su empuñadura la razón. Solo deben esgrimirla los buenos, y no ha de ser par para el exterminio de los hombres, sino para el triunfo necesario sobre los que se oponen a su libertad y progreso”. Con estas palabras, José Martí define lo que para él debe ser la ética de un periodista.

Chicos, ¿están seguros de que están empuñando la espada de la razón? Y si estuvieran seguros de esto, ¿están plenamente convencidos de que el periodismo que ahora mismo les obligan a hacer no se opone a la libertad y al progreso de los hombres, y por lo tanto, destruye? ¿Seguros?

Es curioso ver cómo cuando surge algún grupo descontento, algún periodista incómodo, un escritor escéptico o un militante inconforme, enseguida salte el slogan “es financiado por el imperio”. ¿Por qué no puede el hombre reclamar la libertad y los derechos que merece? ¿Por qué los que manejan los hilos inmediatamente bajan la “orientación” de hablar de financiamiento, de mafia cubano-americana, de USAID, de CIA? Para mí que son los mantra que utilizan para desestresarse.

No es falso que la juventud cubana ande dormida. Esa generación que Martí llamó Los Pinos Nuevos no está más, ha muerto. Instituciones como la UJC se han encargado de cargarse la fe de muchos. No me vengan con cuentos, que de memoria me sé las reuniones NACIONALES, cómo proceden sus dirigentes, el trato “amable” que le dan a los subalternos, los “cambaleches y chacumbeles” que forman en sus mandatos.

Aquí me detengo y reproduzco el párrafo completo donde cometen un error garrafal que NO puedo pasar por alto.

“Por si fuera poco, ofendió a la juventud cubana acusándonos de burlarnos del ideario martiano, hecho inconcebible para los revolucionarios reales, que no son los mismos a los que ella enarbola. Otra muestra de su desconocimiento de la obra del Apóstol es la asociación que hace del pluripartidismo bajo la visión martiana, cuando fue Martí quien creó el Partido Revolucionario Cubano (del cual es heredero el Partido Comunista de Cuba) para unir voluntades, ideas y principios en una misma organización que defendiera los objetivos de lucha”.

Chicos, chicos…chicos, déjenme aclararles algo…alguito.

Primero: El PCC de quien único es heredero es del PCUS, del Politburó, del Komintern, del Kremlin, y de la Lubianka. La revolución que tanto defienden se alejó de nuestras raíces martianas y nacionalistas para abrazar una ideología totalmente extraña a nuestras convicciones independentistas. En pocas palabras, traicionó al Apóstol. ¡¿Cómo me van a venir con ese perro muerto de que el PCC es el “digno heredero” del PRC?! Ustedes andan mal. Lean, documéntense, coman Obras Completas de José Martí, desayunen El Capital del viejo Marx, almuercen El Gran Salto Adelante de Mao Zedong, hagan algo con esos perfiles ideológicos periodísticos. ¡Que no se diga!

Segundo: José Martí, en el Manifiesto de Montecristi subrayó que la guerra no es “el insano triunfo de un partido cubano sobre otro, o la humillación siquiera de un grupo equivocado de cubanos; sino la demostración solemne de la voluntad de un país harto probado en la guerra anterior para lanzarse a la ligera en un conflicto solo terminable por la victoria o el sepulcro”.

El 1 de abril de 1893, en Nueva York, expresó: “La grandeza es esa del Partido Revolucionario: que para fundar una república, ha empezado con la república. Su fuerza es esa: que en la obra de todos, da derecho a todos. Es una idea lo que hay que llevar a Cuba: no una persona…”.

En las Bases del PRC lo definió de la siguiente forma: “no se propone perpetuar en la República Cubana, con formas nuevas o alteraciones más aparentes que esenciales, el espíritu autoritario y la composición burocrática de la Colonia, sino fundar en el ejercicio franco y cordial de las capacidades legítimas del hombre, un pueblo nuevo y de sincera democracia, capaz de vencer, por el orden del trabajo real y el equilibrio de las fuerzas sociales, los peligros de la libertad repentina en una sociedad compuesta para la esclavitud”.

Esas citas son suficientes para desmontar el intento de ustedes de descontextualizar el ideario martiano. El mensaje contenido en ellas demuestra que en la concepción martiana la función del PRC consistía en dirigir la guerra de la que nacería la República.

Esas razones son suficientes, totalmente ajenas y diametralmente opuestas al actual unipartidismo que impera en cubita la bella.

Incluso, aceptando la absurda tesis de que Martí preveía después del triunfo convertir al PRC en el único partido permitido, habría que aceptar la tesis contraria de que por su profundo pensamiento democrático, él preveía la coexistencia del PRC con otros partido políticos. Esto último se podría argumentar con el hecho que ninguno de los delegados a las asambleas constituyentes de Jimaguayú (1895) y de La Yaya (1897), entre los cuales había seguidores de sus ideas como Fermín Valdés Domínguez y Enrique Loynaz del Castillo, ninguno de ellos propuso incluir algún artículo de esa índole.

Entonces, en honor a la ideas martianas por qué no convocan a un llamamiento y piden como “nobles ciudadanos” y estudiantes “aguerridos” que son, la sustitución del artículo cinco de la actual Constitución por el reconocimiento del pluripartidismo, lo cual sería un verdadero homenaje a la labor desplegada por José Martí para fundar una República con todos y PARA EL BIEN DE TODOS.

Hoy, “Jóvenes revolucionarios”, cibernautas, o sapingonautas, como quieran llamarse, deberán revisarse por dentro, deberán pensar qué han hecho mal en toda esta historia. Quizás Karla no se convierta en una heroína, como sentencian, pero ustedes llevarán el oprobio de vivir sin decoro, porque quien es esclavo de una voluntad, no es libre, quien simula sentimientos por conveniencia es mezquino.

“Un hombre que oculta lo que piensa, o no se atreve a decir lo que piensa, no es un hombre honrado. Un hombre que obedece a un mal gobierno, sin trabajar para que el gobierno sea bueno, no es un hombre honrado. Un hombre que se conforma con obedecer a leyes injustas, y permite que pisen el país en que nació los hombres que se lo maltratan, no es un hombre honrado”.

Y ahora les pregunto: ¿Son honrados ustedes?

 

Comenta en Facebook

Deja un comentario