“Libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía. En América no se podía ser honrado, ni pensar, ni hablar. Un hombre que oculta lo que piensa, o no se atreve a decir lo que piensa, no es un hombre honrado. Un hombre que obedece a un mal gobierno, sin trabajar para que el gobierno sea bueno, no es un hombre honrado. Un hombre que se conforma con obedecer a leyes injustas, y permite que pisen el país en que nació los hombres que se lo maltratan, no es un hombre honrado. El niño, desde que puede pensar, debe pensar en todo lo que ve, debe padecer por todos los que no pueden vivir con honradez, debe trabajar porque puedan ser honrados todos los hombres, y debe ser un hombre honrado. El niño que no piensa en lo que sucede a su alrededor, y se contenta con vivir, sin saber si vive honradamente, es como un hombre que vive del trabajo de un bribón, y está en camino de ser bribón.”

1975, XVIII, 304 – 305:”Tres Héroes”, La Edad de Oro (Vol. I, No 1, julio, 1889).

Comenta en Facebook
Artículo anteriorHora absurda
Artículo siguienteCartas Cruzadas
Esos patriotas cubanos que fueron grandes para nuestra patria y que hoy duermen en bibliotecas oscuras y nadie los cita, porque no conviene o, simplemente, ya nadie los recuerda. De los grandes de Cuba hay que aprender. Para qué citar a Churchill o a Chomsky si tenemos a Varela, a José de La Luz y Caballero, a nuestro Martí.

Deja un comentario