Extracto del libro Los hijos del enemigo, de Norberto Fuentes

…quien ha seguido como un carnero
el monorritmo de la campana
y la voz del pastor
tiene que disponerse a morir
con el solo relumbre del cuchillo.

Raúl Rivero

 

Los tipos, es decir, los polis, están armados con los mismos palos «yumas» –dice el Coronel. Palos. Es la nomenclatura usual cubana para referirse a los bastones de la policía. Que son de alta velocidad, agrega el Coronel. Y dice que él se opuso a esto (el uso de los bastones de alta velocidad) en diversas asambleas del Minint (el Ministerio del Interior).

Dice que no tenía visión de futuro. Y hay que entenderlo: era un veterano revolucionario que asimilaba con mucho esfuerzo pertenecer a una policía armada de estacas, porque pertenecer al Minint no era otra cosa que la policía de sustitución.

Terminada la batalla de las ideas, empezaron con la gracia de los spray y jodiendo la capa de ozono que aplicaron que yo sepa una vez graciosamente a unas viejas en una cola y luego había que seguir en el negocio de reprimir. Un alto funcionario cubano que se llama Fidel Castro dijo alguna vez que los chinos en Tien AnMen no sabían reprimir, así que los cubanos comenzaron a armarse y la Brigada Especial se vistió de azul, que debe ser el color internacional de la policía. Pero debió preocuparnos.

La policía de Batista también era azul. Luego alguien tuvo la idea de ponerlos a efectuar sus recorridos con perros. Ahora dan esa tónica tan agradable por las noches de ciudad tomada y se mueven en camiones con capotas comando y las fuerzas de policía de infantería siempre en grupos de a cuatro. Todos con los palos yumas.

Ah, yuma es la nomenclatura usual cubana para referirse a los norteamericanos.

El Che Guevara estuvo una vez en TV largas horas explicando su preferencia por las pistolas. Eso fue en 1959. No le gustaban los palos al argentino.

El alto nivel de alcoholismo que según el Coronel existe ahora en esas fuerzas. Y, agrega, no basta con decir que fueron reclutas los que dispararon a mansalva sobre la gente en Cojímar. ¿Reclutas al mando de quién? ¿O en Cuba los reclutas actúan por generación espontánea? Debe recordárseles que centenares de estos reclutas fueron castigados al término de la Segunda Guerra Mundial por crímenes de guerra y sus jefes despachados en la horca.

Lo más importante del mundo es el SUV y luego probablemente Dios. El SUV es el Sistema Único de Vigilancia y rige el trabajo de las fuerzas policíacas cubanas y el Coronel dice que en la doctrina policíaca cubana se proclama que el SUV, en efecto, es lo más importante y por eso él piensa que el SUV puede ser comparable con Dios o con el Big Bang! ¿Y con los pozos de petróleo de Bakú, para citar otra posibilidad? Quizá, dice el Coronel. Ante cualquier situación anormal, se explica en la doctrina SUV, uno debe comunicarse con las autoridades.

Las situaciones anormales también pueden servir para normar otra cosa. Algo tan importante como es los golpes. ¿Cuándo se debe dar o no dar palo? El Minint tiene su doctrina para operadores de bastones de alta velocidad o cualquier otro objeto contundente. Ella determina que se puede dar palo ante cualquier «situación anormal».

El Minint dice que se puede hacer uso de la fuerza, golpear, ante cualquier actitud provocativa. La violencia es la fundamentación jurídica de las bestias y es el síntoma de que se acabó. Pero estas dos últimas afirmaciones, dice el Coronel, no se hallan en la doctrina oficial. ¿Qué cosa es una actitud provocativa para uno de estos infelices policías cazados con lazos en las provincias orientales?

En una época, hacia principios de los 70, se decía que no se podía golpear a los ciudadanos bajo ningún concepto y que había que reducir a la obediencia mediante la capacidad técnica: judo o varios hombres, bueno, hubo una vez que los tripulantes de un patrullero pidieron permiso para aplicar una «334», es decir, reducir a golpes a unos malhechores, y en realidad se las aplicaron a ellos, la susodicha 334, y hubo otras veces en que se les fue de las manos el uso de unos sprays de gases paralizantes sobre bulliciosas ancianitas en colas.

El nivel de alcoholismo: a lo mejor es justo lo que estamos haciendo pero cómo lo estamos haciendo, cómo lo estamos imponiendo…

Conozco lo suficiente las FAR y el Minint para saber que esos hombres reciben la orden de tirar: tírenles, les dice el Mando. Nadie en Cuba abre fuego a mansalva sobre una embarcación o sobre un grupo de personas si no tiene la orden. Y no es porque luego digan que es un crimen tirarle a una embarcación en la que iban mujeres y niños, o aunque fueran solo hombres.

Estos combatientes, tan aguerridos, fueron implacables a la hora de juzgar y ejecutar a los criminales de guerra batistianos y exigieron con fiereza que fueran fusilados. Cuántos niños y adolescentes han sido baleados ya por las actuales autoridades cubanas. ¿Quién cobró la vida de más menores de edad, Machado, Batista, o quién? El teniente Calley de Mi-Lay fue visto aquí como la representación del diablo y qué hacemos ahora con nuestros oficiales no tan publicitados pero responsables directos de acciones semejantes y en su propio patio.

 

Comenta en Facebook
Artículo anteriorUna objeción y dos aclaraciones
Artículo siguienteDesde su espanto, el “Guernica” nos interpela y nos juzga
El sentido de este espacio es marcar la diferencia, pero ante todo, respetarlas. Queremos que en estos tiempos convulsos y agrios, la palabra fructifique y se expanda. Alguien muy sabio dijo una vez que aquellos que tienen el privilegio de saber tienen la obligación de actuar. Es lo que hoy le pedimos a todo aquel que desee colaborar con Lluvia de Mayo: que si saben y pueden, actúen desde su palabra, su testimonio, su saber. Al fin y al cabo “mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo pequeñas cosas, pueden cambiar el mundo”. Bienvenidos todos a Lluvia De Mayo. Siéntanse libres de escribir, opinar, disentir y debatir sin miedo a la censura. Siempre que prime el respeto, la cultura del debate y la paciencia, pueden hacer de este sitio su hogar.

Deja un comentario